Hotel Abad Toledo

El Reino Visigodo en Toledo

Por | 14 febrero, 2019 | 0 comentarios

reino visigodo en toledo

 

La ciudad de Toledo puede ser fácilmente una de las ciudades más nombradas y referenciadas en los libros de historia y de texto gracias a su grandísimo valor cultural. E, históricamente cuenta con un amplísimo elenco de civilizaciones que hicieron de Toledo su refugio, su capital, su estandarte, y en ocasiones, la capital de su imperior.

Hoy os queremos acercar el Reino Visigodo en España y su paso por Toledo y, aunque de una forma muy breve os demos algunas pinceladas históricas; no hay mejor forma de conocer algo que acercándose al epicentro de los hechos. Es por ello que el Toledo Visigodo goza de una riqueza aun en la actualidad que merece ser conocido in situ. Por eso desde Hotel Abad Toledo aconsejamos a todos aquellos viajeros y turistas que no perdáis la oportunidad de visitar:

 

Museo De Los Concilios Y La Cultura Visigoda – Alberga Piezas Visigodas

Iglesia San Román – Antigua Basílica Visigoda

Paseo De Recaredo – Del Rey Visigodo Y Su Muralla

Ermita Del Cristo De La Vega – Antigua Basílica De Santa Leocadia Y Lugar Donde Tuvieron Lugar Algunos De Los Famosos Concilios De Toledo.

 

Y entre tanto aquí unas pinceladas sobre el reino visigodo:

 

Reino visigodo de Hispania

Después de la caída de Toulous, los visigodos se mudaron a Hispania y establecieron una nueva capital en Toledo. Aún así, los visigodos tenían muchos adversarios en la región. Tanto un emergente Imperio Romano del Este muy agresivo como los Bizantinos aspiraban a reclamar las tierras del Imperio Romano Occidental.

Además de otros grupos bárbaros, los hispano-romanos que viven en Hispania y Visigodos desconfían entre sí debido a la diferencia religiosa. Visigodos, ustedes cristianos, creyeron en el arrianismo que ignoraba la Santísima Trinidad que siguieron los hispano-romanos católicos.

Doscientos mil visigodos persiguieron a los 6 millones de hispanos y romanos. Y como resultado, los enormes números de los hipano-romanos y su llamada a la liberación bizantina se perfilaron como una amenaza para el gobierno de los visigodos.

 

Visigodos católicos

Tras la muerte de Leovigildo en 586, su hijo Recaredo fue elegido por los nobles visigodos y reinó de 586 a 601. La rebelión de Hermenegildo mostró la fuerza de la evangelización católica en la península y Recaredo la aceptó y convirtió al catolicismo en 587.

En 589, apoyó la convocación del sínodo religioso del III Concilio de Toledo donde denunciaron el arrianismo. Las décadas de desconfianza entre los visigodos y el gran pueblo hispano-romano desaparecieron repentinamente, convirtiéndolos en súbditos leales a costa del apoyo a una invasión bizantina.

Los obispos tomaron una posición importante en la sociedad. Su Concilio de Toledo comenzó a reunirse regularmente y, a veces, expresó sus preocupaciones al Rey. También comenzaron a participar en la elección de los Reyes, convirtiéndose en un sector poderoso de la sociedad visigoda. Pero su participación en la política hizo que se politizaran e incluso perdieran su posición independiente ante los Reyes.

 

Disminución de la España visigoda

El declive del Reino visigodo de España comenzó con el reinado del rey Wamba (672 – 680). Su reinado, sin embargo, terminó mal cuando sus enemigos lo obligaron a salir del trono y al final se convirtió en monje.

Debido a la naturaleza de su ascenso, el rey Ervigio, quien planificó la desaparición del poder de Wamba, luchó para consolidar su gobierno a través de asambleas de nobles, convocando a 3 grandes concilios en Toledo.

Una forma de desviar la atención, el Rey presidió una persecución más fuerte de los judíos, llamándolos cáncer que debía ser eliminado. La persecución de los judíos continuó con sus sucesores. Esto llevó al resentimiento de los judíos que más tarde ayudó en la caída de los visigodos en el 710.

Categorías: blog

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*